23 de septiembre de 2010

Ya no es tan pequeña.

-Mike, olvídate, no seas idiota. Papá te ayudará, ¿no? Luego dices que no, pero eres un niño de papá, siempre le pides ayuda para todo -la hermana pequeña del niño grande le repetía burlona aquella frase- eres un niño de papá.
-No me llames así, cojón.
-¡Ayyyyyy! Si a mi siempre me llamas pija, pues ahora te aguantas -se enciende un cigarro, sonriendo.
-¿Pero eres idiota, niña? que eres una enana.
Adri le saca la lengua a su hermano, y sale corriendo.
-Tu amigo Mark no piensa lo mismo.
Mike se queda quieto, viendo como su inocente hermana ya no es tan pequeña, como esa faldita corta la hacen unas piernas kilométricas, y como el sueter ya no es tan holgado y la queda apretado, si, quizá ya no es una enana, su enana.
Pero tendrá que hablar con Mark, que quiere matarle, y luego le preguntará.

2 comentarios:

PateticaEnamorada dijo...

Me encantan estos fragmentillos :)

Mizzy Pops dijo...

Me encantan los hermanos mayores.
(¡Te sigo!)