10 de julio de 2010

Todo por el.

Ahora es cuando te das cuenta de que la vida pasa muy rápido, que los recuerdos cada dia son mas líquidos e intangibles. Pronto no serán recuerdos.
Un sentimiento me amarga el estomago y me encharca los ojos al hablar con mi abuelo, ver como esta o simplemente escuchar como repite cinco veces lo mismo, sin saber que ya lo ha preguntado.
Son pequeñas punzadas en una gran columna vertebral. Que poco a poco la derrumbaran.
Los que no interesan ni se interesan suelen decir: 'Es la edad, normal que este asi.'
Otros solo se compadecen y tienden a ayudar en momentos de flaqueza y eso, se agradece.
Y yo se que mi abuelo no es, quizá, el mejor. O no fue, quizá, el mas bueno.
Pero siempre sera aquel hombrecillo que iba al campo conmigo, aquel que me contaba antes de cenar sus historias cuando cuidaba la cárcel de carabanchel y todos le respetaban (eso decia y aun dice el.), aquel para que su nieta tomara algo para comer dejaba que ella le destrozara el precioso plumaje a sus palomas, una y otra vez.
No se que seré sin ti cuando te vayas, abuelo.
Te quiero.

3 comentarios:

Luke. dijo...

dormiste alguna vez en una cama llena de migas?

en tus sueños dijo...

=O liindoo tu bloq!
tee estoy siguiendoo

Irene.Z.While dijo...

Sigo tu blog -con permiso.- :)

Saludos parisino(h)